miércoles, mayo 16

Como niños...


Por la tarde fui a comprar unas cosas al centro.

Imagino que un paseo de este tipo debe ser cansado en cualquier ciudad, pero en una ciudad de 23 millones de habitantes … ¡es agobiante!

Me senté un rato a descansar en unos escalones de la vereda … me cansé más todavía al ver circular personas ausentes, tristes, con la mirada perdida.
Hasta que mis ojos se cruzaron con los de un niño, como de año y medio, que su papá sostenía en brazos, mientra rebuscaba entre unos discos. Se veía muy despierto, vivo. Mi sonrisa fue instantánea y él me la regresó.
Entonces comprendí por qué debemos ser como niños para poder entrar al reino de los cielos…

1 Comments:

Blogger Absurdo said...

No sabes lo alegre que se pone mi corazón el que hayas comprendido lo del niño... no es que seamos inmaduros no... no es que seamos irreflexivos o irresponsables... no...no... nada mas lejos de eso... el niño interno... es el que nos hace regalar sonrisas, no tomar todo a lo grave, nos muestra las cosas invisibles (que por cierto son tan evidentes que no las vemos!!! jajaja).

En fin... es una de las verdades dichas por tí, que mas me ha gustado, pues me toca en lo profundo y porque para mi, es el comienzo... el punto de partida del despertar...

Un abrazo de Oso para mi Belu queridaaaa!!!

11:11 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home